miércoles, enero 31

El regalo

otro dia mas...arriba, el intrincado sol; abajo, Asterion...

Esta vez no habrá metáforas, porque las palabras son libres y los pensamientos también.
No necesitan disfraz para salir.

Sin pedir, a veces te llega un regalo. Un regalo que puedes desear hace mucho tiempo.
Llega y no te avisa, cuando lo abres, te das cuenta.
Este regalo apareció hoy, como una película, una que no esperaba, en un momento que no estaba ni ahí con ver televisión. Y la vi. Me senté, la ví, la disfruté. Me remeció, me hizo cuestionar, me agitó el alma. El resultado? Un Asterión desbloqueado, todo ya salió, en la lluvia de lágrimas corrieron las penas, los sufrimientos, las angustias, los recuerdos, las rabias, los resentimientos, las frustraciones. Todo. Casi como un neobautismo, quedé limpio. Limpio para armar mi vida nuevamente. Hay ganas de conversar, ganas de aclarar cosas, de decir lo antes no dicho.

Asterion se conmueve con sentimientos tan básicos como el amor y la diferencia o búsqueda del bien y el mal. Tan simple como eso. Acciones sin sentido aparente. Asterión conoce muy bien esas cosas que no se pueden explicar con palabras y que buscandole un por qué podrías estar toda la vida. Actos que tienen una gran motivación inentendible para los espectadores. Círculos se cierran. Y nuevos se abren.

Asterión está maravillado con la magia de la terapia de las emociones. Tanto beneficio pueden traer con sólo roer un porquito el muro que cubre tu alma...

1 comentario:

Gabrielle dijo...

El intrincado sol siempre está arriba, pero alguna vez te ha entregado su calor?

Recomienda la película pos, a lo mejor y tb sirve.

Gracias por leer.

Cuidate flaco, y sé feliz, aunque suene irónico.

Por cierto, había escrit algo relargo y rebonito pero esta cagá no la mandó.