miércoles, marzo 7

El encerrarse [y más]

otro dia mas...arriba, el intrincado sol; abajo, Asterion...

Encerrarse es temer. Es protegerse contra la autodestrucción. El cansancio gana, la razón ha dominado hasta las ganas. No hay razón para vivir. No importa, así se puede estar.

Cuando aparecen oportunidades es necesario olvidar. Comienza el encierro. El ser es atrapado, es coartado de expresión.

Calla inquietud! Calla asombro! Calla desesperación!
Ya no tienen cabida en este mundo!

El vivir obliga a olvidar las cosas que nos preguntamos, lo que nos asombra, todo lo que nos une a los más simple del ser, del universo, lo que nos conecta con la humildad de ser una luz débil, un fuego fatuo.
Vivir en agonía es la única manera de disfrutar el dolor de estar vivo. Es sentir en carne a cada instante la muerte, pero al mismo tiempo el impulso más noble que es crear... La paradoja del ser finito: el querer perpetuarse en un mundo que también es finito... si o no vale la pena, no es un motivo de cuestionar... Porque si no vale la pena, ya nada tiene sentido. Excepto una vida misma como un recreo. Una pausa en el vacío. Un respiro de vida en una eternidad de muerte y de nada.

Si la vida vale sólo por ser vida y no por las cosas que trates de perpetuar, sino vale por el goce de vivirla y disfrutarla, el enfoque de nosotros está mal. De qué sirven los bienes, el dinero, sino hay nada real que comprar u obtener?

Sin embargo, el impulso creador es algo imparable, dede el ser más pequeño, al más avanzado... Y el arte como parte del impulso es compartir la maravilla de tu vida con los demás. Es mostrar un camino frente al universo, a nuestra corta, pero suficiente vida.

1 comentario:

lospostmodernos dijo...

La desesperanza.
El sacrificio.

La búsqueda constante... una lucha cotidiana... que desgasta, de manera angustiosa, nuestras almas. El sentido que le damos a nuestras vidas, la búsqueda por crear, por el goce de la belleza, por convertirnos en seres activos, plenos, felices si se puede...

Somos seres desgarrados
entre el deseo, la pasión y la angustia... siempre buscando algo, que llene nuestro ser y nuestra alma... ...pero felices de sentir, de saberse tristes o alegres, sentir emociones, dudas, contradicciones...

Complejos universos que se tejen dentro de nosotros y nos obligan cada día a reiniciar una vez más el camino...
...pero que dicha el volver a empezarlo cada día y llenar nuevamente la vida con emociones y pasiones nuevas...

Sebastian