sábado, mayo 26

La Sombra

otro dia mas...arriba, el intrincado sol; abajo, Asterion...

Asterión encuentra un pseudo Asterión, una especie de reflejo distorsionado, una imagen difusa que a ratos avista un rostro similar. Es un ser más joven, menos conocedor de sí y bastante más arrebatado a sus pasiones. Asterión puede ver como el laberinto encierra desde fuera, como secciona el alma, los estados de ánimo y la misma vida. Asterión se sorprende de lo simple que se ve un laberinto desde fuera, es como una casa, no se ven los complejos pasadisos, y siempre se sabe que se saldrá. Pero cierro los ojos y puedo recordar la sensación angustiante, la dicotomía constante y odiosa. Veo como se toman decisiones y se favorece la tendendia a la separación entre el mundo y el laberinto, cómo se aleja de la luz una porción del alma.

Asterión en este proceso lento ha tratado de ir fusionando el Ser que signfica estar en un laberinto, y creo que es la mejor opción y ha resultado bastante, pero observar a un pequeño ser hacia la situación opuesta es casi ver un suicidio programado. Casi ver como se cumple una de las posibilidades del destino pero en otra persona...

Lamentablemente no sé cuántas almas existen dentro de este cuerpo, pero sí sé que brillan como una. Y la unificación del Ser no es más que un objetivo noble de no olvidar la riqueza de ser, de la autenticidad y de no evadir la multiplicidad de sensaciones...

2 comentarios:

Ariadne dijo...

Y tal vez la sombra no sea más que un trocito de alma que ha escapado de su cárcel racional...

Dafne Ink dijo...

¿Dejar huella será acaso dejar la sombra?